El popeye humano que se inyecta aceite en sus brazos

Una publicación compartida de k1rya26rus (@s_1_a_c_k_3_r) el

Tonificar nuestro cuerpo y entrenarlo diariamente es algo que se recomienda 100%. Y más en esta época que el fitness y el gimnasio están muy de moda.

Aunque hay personas que se obsesionan demasiado con esta práctica, y llevan esto a otro nivel que es sumamente peligroso.

Una publicación compartida de k1rya26rus (@s_1_a_c_k_3_r) el

Kirill Tereshin, es la viva imagen de ello. Él es un ruso de 21 años que se dedica al fisiculturismo. Aunque se empeña en emplear cualquier práctica antideportiva, y muy peligrosas para su salud. Para lograr unos músculos más voluminosos.

Se le conoce como, Popeye Tereshin. Sus enormes tríceps y bíceps le han dado fama en la red social de Instagram. Para tenerlos uso synthol inyectable para que lucieran cada vez más grandes.

Tiene brazos como Popeye por usar aceite

El synthol trata de un aceite usado en el fisicoculturismo para que los competidores se encuentren bien brillantes y aceitados al subir al escenario. Sin embargo, con el pasar del tiempo se le ha encontrado varios usos, y en la actualidad varias personas se inyectan esta sustancia para tener un mayor volumen de masa muscular.

En una entrevista con the sun (un periódico británico), declaro que “se tenía que inyectar litros de aceites en el brazo para lograr un buen tamaño)

La primera vez que lo hice, me dio fiebre, que llego a los 40 grados, sentía que me iba a morir, aunque con el tiempo todo mejoró.

Expreso Tereshin, a quien sus brazos le miden 60 centímetros de circunferencia.

Introducir esta sustancia en tu cuerpo, es muy riesgoso para tu salud, debido a que puede dañar pulmones, nervios, incluso puedes sufrir un infarto.

El aceite synthol, se compone de ácidos grasos y pequeñas dosis de alcohol bencílico y lidocaína.

Además de esta no recomendable práctica, el joven, Popeye Tereshin, entrena intensamente en el gimnasio, intentando cumplir una de sus mayores metas, que es romper todos los records habidos y por haber en el fisicoculturismo.

Posee más de 34 mil seguidores en Instagram, y aunque recibe apoyo por su determinación, muchos usuarios lo critican por arriesgar su salud y su vida debido a esas inyecciones.

Opina

*